domingo, 30 de enero de 2011

Bajan las cifras de natalidad en España



La natalidad ha echado el freno de mano en España. Tras una década de continuo crecimiento, los nacimientos se estancaron en 2009 y bajaron un 3,2 por ciento en el primer semestre del 2010, periodo en los que no se llegó ni al medio millón de bebés.
Menos niños y cada vez más tarde: la edad de maternidad ha alcanzado el máximo histórico de 31,12 años, una tasa que se incrementa hasta casi los treinta y dos años si nos ceñimos a madres de nacionalidad española. Los datos de la Estadística de Movimiento de Población del Instituto Nacional de Estadística (INE) no pueden ser más negativos: el indicador coyuntural de fecundidad (número medio de hijos por mujer) disminuyó a 1,39 en 2009, desde el 1,46 de 2008. Dicho descenso se prolongó a lo largo del primer semestre de 2010, hasta situarse en 1,38 hijos por mujer.


-Falta de políticas familiares
La crisis, la inestabilidad laboral, la inexistencia de políticas de familia, la falta de conciliación en las empresas y un futuro incierto del que no se escapa nadie han configurado un mapa desolador. España envejece y ya ni siquiera la entrada de inmigrantes trae consigo aires de esperanza. Las extranjeras residentes en nuestro país se han mimetizado con la desazón de las españolas y cada vez se animan menos a traer niños al mundo. Según el INE, la menor fecundidad se observa tanto entre las mujeres de nacionalidad española (cuyo indicador bajó a 1,32 en junio de 2010), como entre las extranjeras (1,65), que además suponen el veinte por ciento de las nuevas mamás. Si bien estas últimas tienen sus hijos en edades más tempranas que las españolas (28,5 años me media frente a 31,8), los datos reflejan cómo en solo siete años la media de edad a la que deciden tener a su primer hijo se ha retrasado más de un año.
Un país sin niños es terreno podrido. En 1976, cada mujer tenía una media de tres hijos (2,80) y ahora apenas superamos el vástago por cada fémina que reside en nuestro país. Con una tasa del 1,38, todavía estamos lejos del 2,1 del umbral necesario para que se asegure un cambio regeneracional.
La tasa de natalidad se redujo hasta el primer semestre de 2010 en todas las comunidades, salvo en Canarias, Castilla y León, Cantabria y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Las zonas con menores tasas de nacimientos fueron el Principado de Asturias (7,48 nacidos por mil habitantes) y Galicia (8,09). Por el contrario, las que presentaron los datos más elevados fueron Murcia (12,62 nacidos por mil habitantes), Madrid (11,63) y Cataluña (11,54).
La pirámide poblacional invierte cada vez más sus escalones en nuestro país. Mientras desciende de forma alarmante la natalidad, la esperanza de vida crece llegando a los 78,66 años para los hombres y los 84,65 de las mujeres. Según el INE, una persona que alcance los 65 años esperaría vivir, de media, 18 años más si es hombre y 22 si es mujer.
Si cruzamos los datos de nacimientos con los de fallecidos, se observa cómo los porcentajes se acercan peligrosamente. Así, la tasa bruta de natalidad en 2009 fue de diez niños por cada mil habitantes, mientras que la cifra de defunciones en nuestro país supera los ocho por cada mil. Durante los seis primeros meses de 2010, el descenso de la natalidad redujo el crecimiento vegetativo (diferencia entre nacimeintos y muertes) hasta las 35.734 personas, frente a las 44.184 del mismo periodo. Por zonas, la mitad noroeste peninsular presentó, en términos relativos, un mayor número de defunciones en el primer semestre de 2010, una circunstancia que se debe, según el INE, a aque esta zona presenta poblaciones más envejecidas que el resto de España. Cabe recordar, además, que Asturias, Galicia y Castilla y León son las comunidades con menores tasas de natalidad.


-Se acabó el pastel
Respecto a la nupcialidad, el documento del INE constata que el primer semestre del año pasado hubo 75.708 matrimonios, casi un cuatro por ciento menos que el mismo periodo de 2009. Además, la tasa ruta de nupcialidad se redujo hasta 3,75 por cada mil habitantes, frente a 3,82 de 2009. También hay otro dato más que habla del cambio de la sociedad española. Del total de matrimonios que hubo en nuestro país en el primer semestre del año (un 3,8% menos que en el mismo periodo de 2009), el 24,4% de los casos, uno de los cónyuges era extranjero lo que muestra la tendencia multicultural de la sociedad española.


**Publicado en "ABC"

No hay comentarios: